Archivo para South America

La banda oriental, el fútbol y la felicidad (II)

Posted in Historia Universal, Reproducción sexuada with tags , , , , , , , , , , , , , , , , on 29 julio, 2012 by Claudia Gilman

Ilusiones orientales de modernidad en 1930 o constelaciones históricas denominadas “batllismo“.

Tal vez sólo haya bastado haber construído el estadio Centenario en tiempo récord y, fundamentalmente, haber ganado la copa, tras las dos victorias sucesivas en los Juegos Olímpicos (1924 y 1928).

En el primer campeonato Mundial de Futbol, la primera copa de la FIFA la garra charrúa volvió a asombrar al mundo y a humillar a los argentinos, en 1930.

Más adelante, el “maracanazo” que hizo llorar al Brasil, arruinando la fiesta en 1950 dejó cristalizado el recuerdo y definió ex post un recuerdo “pantalla” (como dirían los psicoanalistas).

¿Fútbol o camiseta de seleccionado local igual nacionalidad igual modernidad?

¿El Uruguay moderno no nació con el fútbol y no desapareció con el fútbol? O, en otras palabras: ¿el batllismo no será menos uruguayo que otros fenómenos modernizadores comunes a otros países que se “nacionalizaron” y modernizaron con el deporte y la camiseta y también con subtes y trenes y leyes e inmigrantes y menos con presidentes y parlamentos? En fin, más preguntas que respuestas.

Brasil, Uruguay, Argentina, la zona de la cuenca del Plata, esa que alguna vez dominó económicamente el Imperio Británico, recibió en herencia cultural el football, en el cual se volvió un hijo habilidoso y dominante con el tiempo…..

Imperios son esos ¿verdad?

La banda oriental, el fútbol y la felicidad

Posted in Historia Universal, Peer Review with tags , , , , , , , , on 11 marzo, 2012 by Claudia Gilman

Antes de desgraciarse como potencia imperial, Gran Bretaña tuvo tiempo para exportar e imponer la pasión por el fútbol. La diplomacia internacionalista del deporte hizo de las divisas banderas para reconocer a los jugadores que representaban la patria, en su triunfo o su derrota. En 1930 tuvo lugar el primer campeonato mundial de fútbol. En meses Uruguay construyó el estadio Centenario (que cambió la postal urbana de allí al futuro) y además ganó la copa. La falta de la fecha no es un tema menor, como muchas otras disquisiciones inútiles: se cuenta a partir de hito y eso requiere consenso. No es inverosímil suponer que el Centenario (el estadio Centenario) y la copa mundial fueran el emblema de ese Uruguay moderno o feliz, de tan poca duración y que gracias al reemplazo de la camiseta de los seleccionados “nacionales” dirimió las viejas historias que explicaban mal la relación de la historia nacional con el prócer José Gervasio Artigas.

Banda Oriental, Provincia Cisplatina, República Oriental del Uruguay, en el fútbol se dirime y resuelve el problema del Uruguay moderno, que atraviesa procesos muy parecidos a los de otras naciones aunque logra hacer atravesar los viejos “partidos tradicionales” llamados incluso nuevametne “partidos tradicionales” del siglo XIX al siglo XX.

El imperialismo triunfa donde menos se lo espera para estar alerta. Uruguay venía de ganar olmpíadas y como anfitrión de la primera copa mundial de fútbol para la que en mese se construye el estadio Centenario, haciendo surgir en pocos meses un emblema de la modernidad y la nacionalidad, luego de vencer nada menos que a vecinos limítrofes en la final de 1930,  sucesivos lances olímpicos y del estilo. Ese puede ser muy bien el origen del Uruguay moderno de tan breve duración y que nadie postuló sino hasta que pareció aber entrado en crisis o tal vez se reveló como un espejismo y un mito que inicia en el continente el tópico que se haría un género “literario” conocido como ensayo de interpretación nacional.

Cuando llamó “naciones” al nada armónico consolidado de geografías cuyas fronteras móviles estaban determinadas por los cambios de estado civil y los azarosos nacimientos y defunciones entre la veintena de casas reales Adam Smith no se imaginó que inventaba un derecho que los estados considerarían inalienable en el futuro. El liberalismo y la fisiocracia engendraban así el atávico reclamo del Volks y de la Herrshaft.

Mazorcas en los Andes

Posted in Peer Review with tags , , , , , , , , , on 12 noviembre, 2011 by Claudia Gilman

Epístolas non sanctas

San Martín, seguramente no cruzaste los Andes para esto. ¿Cómo era? ¿Serás lo que debas ser y si no no serás nada? Entre nos, era preferible nada.

Subject: seminario 2004

Aprovecho la oportunidad de tener tu nuevo correo para enviarte esta información sobre un Seminario Argentino-chileno y I del Cono Sur que realizamos el próximo año en Mendoza, junto con una red de universidades. Me interesaría que consideraras la posibilidad de asistir. Por ahora podemos ofrecerte el alojamiento. También mi interés se orienta al hecho de que conozco tu trabajo sobre los sesenta y tengo interés en el tema, sobre todo, desde el punto de vista de las redes intelectuales. En fin, espero que tengamos la oportunidad de abrir un diálogo. PD también te envío una convocatoria de la Universidad de Talca (Chile) donde se plantea una problemática de los sesenta. Cordiales saludos, Dr. Claudio Maíz Investigador de CONICET

Cordiales saludos,

Dr. Claudio Maíz

Investigador de CONICET