No tiene por qué ser infinita: una biblioteca cualquiera alcanza

Referatos espontáneos en Carta Abierta:
Colegas amigos de lo ajeno y de la ignorancia:
Está claro que han logrado salvoconductos de piratas y corsarios, no sé cómo ni me interesa. Sólo recomiendo que, alguna vez, para no pasar vergüenza ni hacerla pasar a quien no desea ni ser mencionada por ustedes. Concurran alguna vez a una biblioteca. Además, hay tanto material en línea.
Acerco algunas citas y ruego que me excusen del rol de refutadora. Lea aseguro que entre 1989, cuando obtuve mi primera beca de investigación y el presente, he aprendido bastantes cosas y también tengo idea de algunos errores de apreciación que he difundido, a mi pesar. Son, por suerte, veniales.
Cuadernos, Nro 35, marzo-abril 1959
 “Un nuevo jalón para la democracia” p. 2 (Nota editorial)
Se refiere a la caída de las dictaduras y al fortalecimiento democrático. Ya han sido despuestos Odría, Rojas Pinilla, Pérez Jiménez y Perón: obsérvese qué cubre el concepto “dictaduras”. El que ignora la historia incurre con facilidadad en sus propios prejuicios “anticomunistas”. Cree que todo el peligro para los entrenadores de ejércitos en West Point es el peligro “rojo”. A algunos investigadores “extranjeros”, que prefieren no molestarse en usar telescopios para hablar de los “hombres primitivos” que están tan lejos, los gatos les parecen pardos de día y de noche. No faltan, ni los que traen buenas intenciones ni los que se entregan al error con soberbia de quien se presume “civilizado” de cuna.  Hablaré de algunos de ellos, que se esmeran sin que nadie ponga coto, en propagar errores y perdonarse que los márgenes de exactitud no respeten protocolos que hallarían inaceptables aplicados a ellos. ¿Después de todo, qué diferencia hay entre incas, aztecas, charrúas, tehuelches y querandíes? Son indios, ¿no?
El editorial de Gorkin en Cuadernos, agrega a Batista en su lista de dictadores depuestos. Prosigue: “En lo económico-financiero como en lo moral, las dictaduras han dejado una terrible herencia. Particularmente espantosa es la de Cuba, tras dos largos años de costosas crueldades y de sangre. ¿Puede permitirse que esos pueblos –y el cubano en primer lugar—sucumban bajo el peso de unas dificultades de las que no son responsables? Representaría ello una gran responsabilidad para el mundo libre. Tienen esos pueblos el más legítimo de los derechos a la solidaridad interamericana y universal. No les ha faltado la nuestra en el pasado y no les faltará ahora.”
En el mismo número, Jorge Mañach, (“La revolución cubana y sus perspectivas)” anota: … “el mayor costo para cuba…  es el que representa la honda división moral en que ha quedado sumida la familia cubana, la estela hirviente de la guerra civil… Las medidas gubernativas de tipo sancionador adoptadas por el nuevo régimen deben juzgarse en relación con esos daños, ya sea para justificar, en algunos casos, el rigor de ellas, ya para loar, por el contrario, la contención y serenidad con que las autoridades revolucionarias se han venido conduciendo hasta el momento en que esto se escribe.”
Según la iluminada etópica promovida por el Doctor Claudio Maíz con fondos generosos del Conicet, organismo al que me refiero a título personal, sin representarlo en lo más mínimo y confiando en que ya que paga los trabajos que afirman que la tierra gira alrededor del sol y los que afirman lo contrario, aunque sería preferible (a título personal lo digo) que elija lo más verdadero del estado del arte, cito,  : La revolución cubana había sorprendido al Congreso por la Libertad de la Cultura totalmente desprevenido. Cuadernos (por la Libertad de la Cultura), el único medio en español con el que contaba, no estaba sin duda preparado para hacer frente a un paquete  de las proporciones que amenazaba alcanzar el castrismo. La revista pertenecía a la vieja guardia liberal y no tenía público ni buena reputación en América Latina. Pues habría que informarle a la autora que existen trabajos donde se profundiza (sin meter en la misma bolsa a tehuelches, querandíes y charrúas) la influencia e importancia que Cuadernos pudo haber tenido para otros actores históricos: después de todo, la historia no es sólo la de uno y en un lugar. Sugiero consultar (luego se verá si es para refutar o tener a bien darlo por razonable) los muchos trabajos que la investigadora Olga Glondys ha dedicado a la cuestión de las ilusiones que la publicación pudo haber generado entre los españoles vítcimas y oipostitores del Generalísimo Franco.
Y ya que sabe tanto ¿podría explicarme por qué un colaborador frecuente de Cuadernos es Carlos Rama, el hermano de Angel? ¿Y cómo desde tan temprano como diciembre de 1965 Rama (Angel) sabía que se preparaba Mundo Nuevo y también de dónde procedía el financiamiento?
A juzgar por la libre interpretación que se permite Germán Alburquerque en los varios trabajos consagrados a los mismos temas que han sido objeto de otros tantos trabajos firmados por quien suscribe y citados sólo para usar alguna fuente pero básicamente para hacerme partícipe involuntaria de sus radiaciones tóxicas, sin constatar si acaso no hay algo que lo libere de interpretar y le permita constatar, ya que no se trata de reconstruir los fragmentos recobrados de Parménides, lo que sin duda puede dar lugar a controversias sino simplemente leer los diarios para encontrar la nota de Braden…?
Sepan también que en dicha revista colaboraban Sylvia Molloy, Alejandra Pizarnik, Mariano Picón Salas y un Denis Molina que se disculpa en Marcha por haber sido colaborador de Cuadernos sin saber el rumbo que ha tomado la publicación, luego colabora en Casa de las Américas y posteriormente es asiduo de la revista Libre. Todo el staff de la revista Sur de Buenos Aires tiene como colaboradores a los miembros de los autores que publican en las revistas del Congreso por la libertad de la cultura y Borges es asiduo colaborador de Encounter, que traduce al inglés muchísimos de sus trabajos.
Los invito a consultar a Ambrosio Fornet, a quienes ustedes citan, que ha escrito bastante sobre el Quinquenio Gris (la expresión es de su autoría, dicho sea de paso) y la revista Casa de las Américas, al igual que Luisa Campuzano.
Ruego que los médicos tengan algún sentido de la moral más estricto y que no abandonen sus formación profesional.

Entiendo que estén siempre alegres porque lo que buscan lo encuentran. O mejor dicho: lo que encuentran se convierte en lo que buscaban. Es el tipo de recorrido feliz que describe Lucien Febvre: “La historia de Francia, desde la Galia romana definida por el César al comienzo de los comentarios hasta la Francia de 1933 limitada por sus fronteras seguía el hilo del tiempo sin perderse ni desviarse nunca. No embarrancaba en escollos escondidos ni naufragaba jamás entre los rápidos. Al llegar al término de su viaje concluía: !’Mirad, salí de la Galia y llego sin tropiezo a la Francia de hoy: maravillosa continuidad de una historia nacional!”

http://perio.unlp.edu.ar/ojs/index.php/oficiosterrestres/article/viewFile/1057/1134

http://www.bibliodar.mppeu.gob.ve/?q=node/141623&backtotype=doc_type/Proyecto&page=7

http://www.unz.org/Pub/Encounter-1970jan?View=Search

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s